Día del agua – 22 de Marzo

La actividad Física no puede estar ajena a la importancia de la hidratación en las personas, por tal motivo RAFA/PANA, con su Red RAAF en Argentina, propone:

La creación de un día internacional dedicado al agua fue recomendada durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 en Río de Janeiro. La Asamblea General de las Naciones Unidas respondió a dicha recomendación designando el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU) el Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo para reforzar la atención sobre la importancia del agua segura y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce. Cada año, destaca un aspecto particular relacionado con el agua. En esta oportunidad el lema es NATURALEZA para el AGUA.

El agua es el componente más abundante de nuestro organismo. Después del oxígeno es la sustancia más importante para la vida. Una persona puede vivir varias semanas sin alimentos sólidos, pero sólo podría subsistir entre 4 a 7 días sin beber agua.

Por ello, podríamos decir que: el agua segura es vital para los seres vivos.

Además de ser el principal solvente del cuerpo, desempeña múltiples funciones:

  • Permite el transporte de nutrientes y gases (oxígeno, dióxido de carbono).
  • Participa en la regulación de la temperatura corporal (a través de la transpiración).
  • Está presente en numerosas reacciones biológicas del organismo.
  • Es el componente esencial de la sangre, linfa, y secreciones.
  • Participa en la digestión, absorción, metabolismo y excreción de nutrientes.
  • Interviene en la regulación de la tensión arterial.

La sed no es un mecanismo eficiente para mantener el cuerpo correctamente hidratado; es una señal que se dispara de manera tardía y poco sensible. Se aprende a beber de la misma manera que a comer.

La baja ingesta de agua y/o reemplazo por otras bebidas aparece asociada con numerosas enfermedades crónicas. Hoy existe evidencia científica que vincula incorrectos hábitos de hidratación con el origen del sobrepeso y obesidad, desarrollo de caries, enfermedad metabólica, enfermedades renales y otras alteraciones para la salud.

La ingesta energética por bebidas azucaradas o con agregado de azúcar, se duplicó en la población de entre 2 y 18 años, y se quintuplicó en los adultos.

PRINCIPALES RIESGOS DEL REEMPLAZO DE AGUA POR BEBIDAS AZUCARADAS.

¿CUÁNTA AGUA NECESITAMOS?

Los requerimientos de agua varían entre personas y en condiciones ambientales diferentes.

Pero se aconseja el consumo de al menos 2 litros de agua segura por día, para compensar las pérdidas diarias de nuestro cuerpo y evitar la deshidratación y sus consecuencias. Del total de líquido que se consume, un 20% corresponde al agua aportada por los alimentos (por ejemplo, frutas, verduras, lácteos, etc.) y el 80% restante del agua de bebida.

El cuerpo no está provisto para almacenar agua, por lo tanto la cantidad perdida diariamente debe ser repuesta para que se mantenga eficiente la salud y el cuerpo.

Aunque en la actualidad es muy común el consumo de diversos tipos de bebidas (azucaradas, ricas en cafeína, saborizadas, con aporte de energía, etc.), el agua segura debes ser la bebida por excelencia y el medio ideal de hidratación.

Las nuevas guías alimentarias para la población argentina recomiendan:

  • TOMAR A DIARIO 8 VASOS DE AGUA SEGURA.
  • A lo largo del día beber al menos 2 litros de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua.
  • No esperar a tener sed para hidratarse.
  • Para lavar los alimentos y cocinar, el agua debe ser segura.

El agua segura es aquella que por su condición y tratamiento no contiene gérmenes ni sustancias tóxicas que puedan afectar la salud de las personas.

Opción A

Colocar 2 gotas de lavandina por cada litro de agua y dejarla reposar 30 minutos antes de consumirla.

Opción B

Hervir el agua hasta que salgan burbujas durante 3 minutos y esperar a que se enfríe para consumirla.

De esta manera se logra desinfectar el agua de cualquier bacteria nociva, por ejemplo la que contagia el cólera. Si el agua está muy sucia, antes de potabilizarla debe ser filtrada a través de una tela limpia, para retirarle las impurezas visibles.

Equipo Médico RAAF Argentina

Dra. Luciana Valenti
Informes e-mail

Argentina